Capital Querétaro
Menú de Navegación
Suscríbete >
Facebook Twitter
Search X
- MÁS SECCIONES
X
CONTACTO Newsletter SUSCRÍBETE
  • Capital Coahuila
  • Capital Hidalgo
  • Capital Jalisco
  • Capital Morelos
  • Capital Oaxaca
  • Capital Puebla
  • Capital Quintana Roo
  • Capital Querétaro
  • Capital Veracruz
  • Capital
  • Capital México
  • Capital Michoacán
  • Capital Mujer
  • Reporte Índigo
  • Estadio Deportes
  • The News
  • Efekto
  • Diario DF
  • Green TV
  • Revista Cambio
Radio Capital
Pirata FM
Capital Máxima
Capital FM
Digital
Prensa
Radio
TV
v Capital =
Opinión / 

Contra prensa, Trump va ganando; no quiere ética sino agenda propia

Capital Digital
Capital Digital redessociales@capitalmedia.mx
Hace 2 semanas
Facebook Twitter Whatsapp

Por: Carlos Ramírez

SAN FRANCISCO, California.- Dicen los que piensan mal que el presidente Donald Trump tiene a la prensa crítica y militante liberal donde la puede arrinconar: quejándose de los dardos presidenciales por twitter y no investigando desarreglos en el ejercicio del poder.

El diario The New York Post publicó la semana pasada un editorial de tres palabras: “alto, sólo deténganse” (Stop. Just Stop). Y la perspicaz comentarista del The New York Times, Maureen Dowd –ganadora de un Pulitzer, pero también atrapada como plagiaria de otros textos– redujo su capacidad de análisis a una frase: “Trump es un cerdo”.

No es la primera vez que la prensa crítica se encuentra en problemas. En los años 60, contó el periodista Tom Wicker, de The New York Times, el secretario de Estado Dulles enfrentó una dura conferencia de prensa en Vietnam con estas palabras: “¿quién votó por ustedes?”, como queja a las críticas de los medios a la guerra. En los hechos, Trump ha confrontado a la prensa no como medios de comunicación críticos, equilibrados y sistémicos, sino como “partido de oposición”.

Ahora mismo los medios se encuentran en una campaña para crear condiciones críticas que lleven a la deposición de Trump, aunque no por violar la Constitución o por corrupción probada, sino sólo por su estilo atrabancado de gobernar vía tuits. La estrategia consiste en escribir en todos los medios liberales que Trump está mal de sus facultades mentales. Y ya fracasó la estrategia de convertir el caso ruso en un Watergate.

Eso sí los grandes medios comienzan a referirse al vicepresidente Mike Pence como presidente Pence como buscando traiciones dentro del equipo de Trump.

Si bien algunas fricciones y choques de Trump con la prensa liberal revelan conductas autoritarias de la Casa Blanca, también refieren el hecho de que los grandes medios críticos forman parte del lobby liberal mediático del Partido Demócrata y todos ellos fijaron públicamente su apoyo a Hillary Clinton.

Y la prensa ha soslayado el principio del equilibrio informativo –no tomar partido sin antes presentar la versión de los criticados y tener cuando menos la confirmación de datos por dos fuentes independientes para usar el anonimato– para meterse de lleno en el periodismo militante a favor de causas liberales.

La prensa como parte del establishment liberal demócrata es un elemento que debe incluirse en el análisis que intente alguna explicación racional de los comportamientos de Trump. La única manera que tuvo Trump para romper el cerco de la prensa militante fue el uso de tuits diarios. Y Trump no los ha abandonado porque comprendió que sus seguidores están felices con las tundas a los liberales sin pasar por los filtros exigentes en medios liberales a informaciones conservadoras.

Trump ha ganado algunos casos. Sus ataques contra comentaristas de la NBC diciendo que una de ellas lo fue a ver “sangrando de un restiramiento facial” tuvo el antecedente de que cuando menos una conductora de esa cadena fue despedida por negarse a entrarle a la crítica despiadada a Trump. La excandidata a la vicepresidencia Sarah Palin ha demandado a The New York Times por un editorial que rompió con los estándares éticos del diario al acusarla de fomentar el terrorismo criminal. Y la CNN enfrenta una demanda por 100 millones de dólares.

Por ello la agresividad de Trump contra la prensa es de sobrevivencia en la jungla liberal.

Política para dummies: La política es la habilidad de fijar la iniciativa para definir agendas y debates, no verse arrastrados por ellas.

http://indicadorpolitico.mx

indicadorpoliticomx@gmail.com

@carlosramirezh

COMPARTE Facebook Twitter Whatsapp
TEMAS Donald Trump Mike Pence Partido Demócrata Tom Wicker
MÁS DE OPINIÓN

¿Qué pasa en Cuernavaca?

Hace 2 semanas
Capital Digital

Trump: castigos y premios a migrantes mexicanos

Hace 2 semanas
Capital Digital

Inexperiencia que todos pagamos

Hace 2 semanas
Capital Digital
Capital Digital

En un año

Capital Digital