Capital Querétaro
Menú de Navegación
Suscríbete >
Facebook Twitter
Search X
- MÁS SECCIONES
X
CONTACTO Newsletter SUSCRÍBETE
  • Capital Coahuila
  • Capital Hidalgo
  • Capital Jalisco
  • Capital Morelos
  • Capital Oaxaca
  • Capital Puebla
  • Capital Quintana Roo
  • Capital Querétaro
  • Capital Veracruz
  • Capital
  • Capital México
  • Capital Michoacán
  • Capital Mujer
  • Reporte Índigo
  • Estadio Deportes
  • The News
  • Efekto
  • Diario DF
  • Green TV
  • Revista Cambio
Radio Capital
Pirata FM
Capital Máxima
Capital FM
Digital
Prensa
Radio
TV
v Capital =
Opinión / 

El AMLO chachalaca le transfiere votos a Osorio Chong y al PRI

Capital Digital
Capital Digital redessociales@capitalmedia.mx
Hace 5 meses
Facebook Twitter Whatsapp

Horas después de sumar adeptos del salinismo, del zedillismo y del empresariado promotor y beneficiario del modelo económico neoliberal por su discurso económico de continuidad, Andrés Manuel López Obrador regresó a lo suyo y a sus amenazas de revertir todas las reformas peñistas que le hizo perder esas simpatías conservadoras porque al final de cuentas es un populista sin remedio.

Los primeros datos que están consolidando empresas encuestadoras de alto nivel revelan que el regreso de López Obrador al populismo le hizo perder como cinco puntos porcentuales en las tendencias del voto y por razones obvias se regresaron al PRI. Y en los neomorenistas que salieron de salinismo y el zedillismo están muy nerviosos porque se sintieron engañados –ingenuos de suyo– por el discurso amoroso y de compromiso con la estabilidad macroeconómica del tabasqueño.

Eso sí, el aviso de López Obrador de revertir la Reforma Educativa peñista causó furor en los seguidores de la CNTE, sobre todo porque sigue vigente el compromiso del tabasqueño de nombrar a algún líder de ese organismo o de la Sección 22 de Oaxaca como secretario de Educación Pública de su gabinete presidencial.

Algunos empresarios que habían sido convencidos por la demagogia del empresario salinista regiomontano Alfonso Romo Garza –ahora como operador de apoyos empresariales para López Obrador– han comenzado a decir que no entienden cómo López Obrador dice una cosa un día y luego otra contraria al siguiente.

En este contexto se localizó la politización de la Convención Bancaria de este año con su lema significativo: “El dilema global: liberalismo vs populismo”, sobre todo porque días antes de esa reunión en Acapulco hubo banqueros que se dijeron convencidos con el discurso estabilizador en lo económico de López Obrador y afirmaron estar dispuestos a trabajar con él si ganaba la Presidencia en 2018.

En este sentido se reconfirma que el principal enemigo político de López Obrador es… López Obrador. Todo lo que había avanzado como candidato de la estabilidad macroeconómica se vino abajo con su amenaza de revertir todas las reformas peñistas. Y si se agregan las ofensas del tabasqueño al Ejército, entonces las próximas encuestas van a registrar una baja en los votos flotantes que le deban la ventaja.

Esos votos, por lo demás, se están reacomodando. Los primeros datos indican que el populismo y las ofensas contra el Ejército le quitaron a López Obrador cuando menos cinco puntos porcentuales y otros cinco los perdió el expriista-neoindependiente Jaime Rodríguez El Bronco por su fracaso en el gobierno de Nuevo León, con el indicio de que ocho de esos puntos se fueron con Miguel Ángel Osorio Chong, ahora activo secretario de Gobernación con exposición mediática, y apenas dos a favor de Margarita Zavala de Calderón.

Lo peor para López Obrador es que sus explosiones de carácter afectan la fragilidad de alianzas con actores del sistema que si bien no aportan votos en volumen, sí ofrecen imagen de estabilidad y credibilidad. Pero sobre todo, revelan que López Obrador, de nueva cuenta, está engañando a los electores ofreciendo una imagen de compromiso estabilizador, pero en el fondo es el populista de siempre.

Sus amenazas de revertir las reformas le redujeron presencia en las élites de centro-derecha que estaban diciendo que el tabasqueño “no es tan populista como dicen”.

En la realidad, López Obrador es un típico político priista que vive del engaño a los electores.

Política para dummies: La política es el arte de ganar adeptos, pero el camino más corto y efectivo para perderlos.

COMPARTE Facebook Twitter Whatsapp
TEMAS amlo Convención Bancaria Miguel Ángel Osorio Chong Reforma Educativa
MÁS DE OPINIÓN

¿Qué pasa en Cuernavaca?

Hace 1 mes
Capital Digital

Trump: castigos y premios a migrantes mexicanos

Hace 1 mes
Capital Digital

Contra prensa, Trump va ganando; no quiere ética sino agenda ...

Hace 1 mes
Capital Digital
Capital Digital

Inexperiencia que todos pagamos

Capital Digital