Capital Querétaro
Menú de Navegación
Suscríbete >
Facebook Twitter
Search X
- MÁS SECCIONES
X
CONTACTO Newsletter SUSCRÍBETE
  • Capital Coahuila
  • Capital Hidalgo
  • Capital Jalisco
  • Capital Morelos
  • Capital Oaxaca
  • Capital Puebla
  • Capital Quintana Roo
  • Capital Querétaro
  • Capital Veracruz
  • Capital
  • Capital México
  • Capital Michoacán
  • Capital Mujer
  • Reporte Índigo
  • Estadio Deportes
  • The News
  • Efekto
  • Diario DF
  • Green TV
  • Revista Cambio
Radio Capital
Pirata FM
Capital Máxima
Capital FM
Digital
Prensa
Radio
TV
v Capital =
Opinión / 

El nuevo embate de la CIDH

Capital Digital
Capital Digital redessociales@capitalmedia.mx
Hace 2 semanas
Facebook Twitter Whatsapp

Por: Vladimir Galeana

Los mexicanos no hemos entendido que, desde las propias entrañas de este país, existe una lucha ideológica contra el Gobierno mexicano, la cual busca, a toda costa, desprestigiar a las instituciones y a quienes encabezan las estructuras administrativas. Y no es algo que contenga un matiz de razonamiento, por el contrario, parece que, pese a que en ella participan presuntos intelectuales del periodismo y activistas de las distintas expresiones de la izquierda trasnochada, tienen apoyos internacionales para subvertir el orden con sus intromisiones en los asuntos internos del país.

Nuevamente es la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) la que pretende intervenir en las decisiones competentes exclusivamente de los mexicanos, porque sus integrantes tienen mayor afinidad con los adversarios del régimen, escudándose en la presunta defensa de los derechos humanos y de las libertades suprimidas por la administración de Enrique Peña Nieto. Eso no es otra cosa que una forma de subversión para desestabilizar la confianza de los mexicanos en su gobierno.

Ahora regresan y vuelven al ataque los mismos que pretendieron responsabilizar al Estado por la desaparición de los cuarenta y tres normalistas de Ayotzinapa. No les bastó con venir a cobrar millones de dólares por la elaboración de un presunto dictamen cuya principal finalidad consistió en culpar al gobierno no tan solo de su desaparición, sino de su probable muerte.

Nunca pudieron probar sus dichos basados en historias construidas con la finalidad de causar daño al gobierno y, por consecuencia, a los mexicanos.

Por cierto, no los he visto decir nada por los asesinatos cometidos por el régimen de Nicolás Maduro en Venezuela, y los que hasta ahora lleva la dictadura que mantiene Daniel Ortega en Nicaragua, además de practicar una constante violación a los derechos humanos.

Tampoco de lo que ocurre en Bolivia, o en la misma Argentina, donde las desapariciones han sido la identidad de los populistas regímenes sudamericanos.

Ahora resulta que los integrantes del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes presento a la CIDH un informe denunciando el presunto espionaje a que hizo referencia el periodista del New York Times Azam Amhed, y que después dijera no contar con pruebas de su tendenciosa afirmación. Por lo pronto, los expertos no sé en qué sostienen, sin pruebas, que recibieron mensajes para que sus teléfonos fueran infectados por el software Pegasus.

De lo que se trata es de seguir denigrando al Gobierno mexicano y facilitarle el camino a quien desde hace tiempo pretende hacerse del poder. Hacia allá caminan periodistas como Carmen Aristegui y diversas organizaciones de derechos humanos, como Tlachinollan y el Centro Pro. El desgaste será intenso en los siguientes meses y lleva, como finalidad inmediata, la implantación de un régimen dictatorial similar al de Nicolás Maduro. No lo ocultan, por el contrario, ya lo señalan abiertamente en sus reuniones. Al tiempo.

vladimir.galeana@gmail.com

COMPARTE Facebook Twitter Whatsapp
TEMAS CIDH Daniel Ortega Enrique Peña Nieto Nicolás Maduro
MÁS DE OPINIÓN

¿Qué pasa en Cuernavaca?

Hace 2 semanas
Capital Digital

Trump: castigos y premios a migrantes mexicanos

Hace 2 semanas
Capital Digital

Contra prensa, Trump va ganando; no quiere ética sino agenda ...

Hace 2 semanas
Capital Digital
Capital Digital

Inexperiencia que todos pagamos

Capital Digital