Capital Querétaro

WWW.CAPITALQUERETARO.COM.MX

PUBLICIDAD
Jueves 16 de Septiembre 2021
UnidadInvestigación
| | |

La extraña fascinación por los antihéroes del séptimo arte

No disponible

No disponible

18 de Octubre 2020
La maldad atrae y paraliza. Engancha y aleja. Todo a la vez. Y en el cine no es la excepción.La maldad atrae y paraliza. Engancha y aleja. Todo a la vez. Y en el cine no es la excepción.

Ante un inmenso dossier cinematográfico escogeremos cinco películas por la fascinación que generan sus antihéroes. Recordando una máxima que en todos los órdenes de la vida siempre ha dado de qué hablar: “La maldad con poder fascinar”. ¿Por qué? Porque a la luz de la filosofía, los límites del mal están en ti y en mí. Todo ello se ha recogido en un estudio en profundidad, llevado a cabo por el casino en línea Betway.

Iniciaremos este paseo por salas de cine, de todas las épocas, de la mano de un ocurrente Deadpool, a quien cuesta catalogarlo como antihéroe, por su magnetismo y carisma. Fue mercenario y su apariencia física cambió tras un experimento con el que aspiró a verse libre de cáncer.

Juró vengarse de quien lo transformó y en su intento otros tantos van perdiendo la vida. Al público poco le causa rechazo esa faceta, al contrario, le da un tímido nivel 2 —de un máximo de 5— en la tabla de los malos em la historia de las películas.

En el cuarto lugar aparece un jovencísimo Robert de Niro dando su piel al enigmático Travis Bickle en la cinta Taxi Driver. Volvió de pelear en Vietnam y en Nueva York, cada noche, descubre otra arista de la sordidez que trata de ocultar sus calles. Es un submundo donde priman el dolor, los abusos y todo tipo de vicios. Como si del vengador justiciero se tratara, Travis asume que llegó el momento de adecentar la Gran Manzana. Los niveles de maldad en esta cinta se ubican, igualmente, en dos.

El tercer lugar se lo gana, sin discusión, El Guasón, que encarnó Joaquin Phoenix. Inestable, una mente perturbada y de manías persecutorias. Una vida empujada a la más violenta explosión en búsqueda de la aceptación a sí mismo. Ese es el personaje con el que, tras una aplaudida actuación, le valió el Oscar a Phoenix. En el marcador del nivel de maldad alcanza en el número 3.

Un impulsivo psicópata, nada más y nada menos que el Alex Delarge de la película Naranja Mecánica, lleva al espectador a una montaña rusa de emociones y situaciones que ponen   a prueba la paz mental. Del chico que horrorizó al Reino Unido con sus actos de violencia, abusos y pandillaje, a su regreso de la cárcel, no queda ni la sombra. Nervios de acero se necesita para ver la cinta. Obviamente, con esta descripción, el nivel de crueldad llega a 4.

Y el primer lugar en crueldad (nivel 5) –y en actuación (grado Óscar) —es para el doctor Hannibal Lecter, en las laureadas cintas Dragón Rojo y El Silencio de los Inocentes.

El astuto psiquiatra se desdibuja en medio de la perversión y su faceta de caníbal. Su manera de disfrutar a la hora de comer carne humana es una de las cartas con las que se mete al público en el bolsillo. Causa repulsión, sí; pero la fuerza interpretativa que le imprimió, al menos, Anthony Hopkins, lo lleva a ser el antihéroe favorito de la historia del cine.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD