Capital Querétaro
Menú de Navegación
Suscríbete >
Facebook Twitter
Search X
- MÁS SECCIONES
X
CONTACTO Newsletter SUSCRÍBETE
  • Capital Coahuila
  • Capital Hidalgo
  • Capital Jalisco
  • Capital Morelos
  • Capital Oaxaca
  • Capital Puebla
  • Capital Quintana Roo
  • Capital Querétaro
  • Capital Veracruz
  • Capital
  • Capital México
  • Capital Michoacán
  • Capital Mujer
  • Reporte Índigo
  • Estadio Deportes
  • The News
  • Efekto
  • Diario DF
  • Green TV
  • Revista Cambio
Radio Capital
Pirata FM
Capital Máxima
Capital FM
Digital
Prensa
Radio
TV
v Capital =
Opinión / Criterio Jurídico

El papel de la prensa y las redes sociales en los procesos electorales

Rogelio Estrada
Rogelio Estrada correo52@correo.com
Hace 2 meses
Facebook Twitter Whatsapp

“Una prensa crítica, independiente y de investigación es el elemento vital de cualquier democracia”, Mandela.

Es bien conocido la cantidad inmensurable de dinero que se invierten en campañas políticas y en el marketing estratégico para tratar de influir en la decisión de la gente, para persuadir, para manipular los pensamientos y emociones que nos genera tal o cual candidato y así alcanzar el voto. El objetivo de empapelar a la cuidad con la cara y el nombre de un candidato es fijar el nombre del producto a vender entre la población y hacer que les sea familiar, un arma de doble filo en estos tiempos donde se promueve tanto a favor como en contra del mismo candidato.

Estudios han revelado que tendemos a elegir lo que conocemos, nombres que resuenan con mayor frecuencia, independientemente de la calidad del contenido. Y en este sentido no solo los carteles, sino también los spots publicitarios, la música que utilizan, la exposición de los políticos a los medios, los videos que circulan por la red, etc. y al estar tan expuestos a infinidad de información, nuestro cerebro genera tensión y evita tomar una decisión, inclinándose a obedecer a las figuras de autoridad.

Esta autoridad puede ser: un famoso, un empresario, un deportista, un científico reconocido o un periodista, que puede ser muy bueno en su campo y no saber absolutamente nada de economía o política, pero que, de todas formas, su opinión suele respetarse pudiendo influir en las decisiones de la gente, ya que socialmente existe una obediencia a figuras de autoridad y la influencia de su opinión, en donde a mayor respeto mayor obediencia, razón por la que toda figura publica debe comunicar de manera informada y libre, pero sobre todo con responsabilidad.

Definitivamente, los medios de comunicación son esenciales para unas elecciones democráticas. Una elección libre y justa no se trata solamente de votar en las condiciones adecuadas, sino que es necesario contar con información relevante sobre los partidos, las políticas, los candidatos y el propio proceso electoral a efecto de que los electores estén en condiciones de hacer una selección informada, razón por la cual antes de dar cualquier tipo de información debe ser verificada a razón de evitar que se atente contra los derechos humanos, la dignidad de la persona, pero sobre todo para un proceso limpio y transparente.

Ya que todos estamos propensos a observar el comportamiento de la gente que nos rodea, más ahora con las redes sociales, el marco normativo, establece claramente en el articulo 6º. Constitucional de nuestra Carta Magna que: “La manifestación de las ideas no será objeto de ninguna inquisición judicial o administrativa, sino en el caso de que ataque a la moral, los derechos de terceros, provoque algún delito o perturbe el orden público al igual que en el artículo 7º donde menciona que es inviolable la libertad de escribir y publicar escritos sobre cualquier materia, sin embargo se debe evitar caer en los llamados delitos de honor (difamación, calumnia e injuria) que en Nuevo León ya se penalizan con la Ley Contra el Ciberacoso.

COMPARTE Facebook Twitter Whatsapp
MÁS DE OPINIÓN

La plata como moneda

Hace 21 horas
Capital Digital

Honestidad simulada

Hace 1 día
Capital Digital

La herida de Anaya

Hace 2 días
Capital Digital
Capital Digital

Hacia una cultura de la paz

Capital Digital