Capital Querétaro
Menú de Navegación
Suscríbete >
Facebook Twitter
Search X
- MÁS SECCIONES
X
CONTACTO Newsletter SUSCRÍBETE
  • Capital Coahuila
  • Capital Hidalgo
  • Capital Jalisco
  • Capital Morelos
  • Capital Oaxaca
  • Capital Puebla
  • Capital Quintana Roo
  • Capital Querétaro
  • Capital Veracruz
  • Capital
  • Capital México
  • Capital Michoacán
  • Capital Mujer
  • Reporte Índigo
  • Estadio Deportes
  • The News
  • Efekto
  • Diario DF
  • Green TV
  • Revista Cambio
Radio Capital
Pirata FM
Capital Máxima
Capital FM
Digital
Prensa
Radio
TV
v Capital =
Opinión / 

La herida de Anaya

Capital Digital
Capital Digital redessociales@capitalmedia.mx
Hace 1 mes
Facebook Twitter Whatsapp

Hace algunas semanas hablábamos sobre la herida que Ricardo Anaya había dejado en su campaña, familia y credibilidad, será difícil cerrarla, mientras no pueda comprobar de manera clara el incremento de su patrimonio.

Hoy esa herida se ha hecho más grande con las nuevas declaraciones del chofer de Manuel Barrerio, Luis Alberto López López, quien confesó que, por orden de su jefe, firmó algunos documentos, entre ellos, los que sirvieron para crear la empresa inmobiliaria Manhattan Master Plan Development que adquirió, por 54 millones de pesos, la nave industrial del candidato del frente.

Ya nos acostumbramos a, cada semana, escuchar sobre alguna nueva fechoría de Anaya; desde el plagio de las propuestas populistas de López, pasando por la forma tan descarada de copiar conferencias y Ted Talks de expertos, hasta las más recientes pruebas y testimonios de lavado de dinero y enriquecimiento inexplicable, lo que lo convierte en el primer candidato presidencial señalado por estos actos.

De esta manera, queda claro como el candidato del frente, ahora llamado en redes sociales “Frente Inmobiliario”, se valió de su posición como secretario particular del exgobernador de Querétaro, Francisco Garrido Patrón, para operar todo el proceso de corrupción, desde la enajenación de inmuebles antes de tener plusvalía, hasta su compra por medio de la empresa fantasma, Manhattan Master Plan Development.

Anaya pensaba que iba salir a librado de todas sus corruptelas y hoy este esquema de tráfico de influencias y lavado de dinero lo persigue. El cuento de la compra del inmueble por el ingeniero Juan Carlos Reyes quedó expuesto y las heridas, esas que lo pintan de cuerpo entero, se abren cada vez más.

COMPARTE Facebook Twitter Whatsapp
MÁS DE OPINIÓN

El campo en riesgo total

Hace 6 horas
Capital Digital

La caída del SPEI

Hace 4 días
Capital Digital

Oportunidad perdida

Hace 4 días
Capital Digital
Capital Digital

Arrancan las campañas

Capital Digital