Capital Querétaro

WWW.CAPITALQUERETARO.COM.MX

PUBLICIDAD
Viernes 20 de Mayo 2022
UnidadInvestigación
| | |

Los juegos de apuestas en México, siglos XX y XXI

29 de Marzo 2022
Ante todo, conviene precisar que los juegos de apuestas han acompañado el a las sociedades humanas durante mucho tiempo.

Aunque los juegos de apuesta, también conocidos como “albures” eran bien conocidos en la Nueva España, a lo largo de los primeros años de México (visita casinos online en México) como nación independiente, el gobierno buscó regular las apuestas a través de la Lotería Nacional organismo gubernamental que data desde 1771. Al mismo tiempo, en las ferias regionales se llevaban a cabo un sinnúmero de juegos que resultaban bastante concurridos en cada ocasión que se presentaban.

Hacia 1907, el entonces presidente Porfirio Díaz decretó la autorización de los juegos de azar como un negocio de atracción turística. Al aparo de esta decisión, surgieron los primeros casinos legales en México, los cuales, dicho sea de paso, cobraron una enorme popularidad en la zona norte del país, destacando la ciudad fronteriza de Tijuana como polo de atracción para jugadores tanto de dicho país como de los Estados Unidos. 

Tras el fin de la lucha revolucionaria, el presidente Lázaro Cárdenas volvió a prohibir el establecimiento de los casinos. Mientras que, su sucesor, Manuel Ávila Camacho decidió ir más lejos y prohibió todos los juegos de apuestas por igual. Sin embargo, el siguiente presidente, Miguel Alemán, expidió la ley de juegos y sorteos, base de la actual legislación en esta materia. 

Hoy en día, los mexicanos son capaces de acudir a centros de juego en prácticamente todas las ciudades del país. Del mismo modo, pueden jugar por internet con apuestas reales o ficticias. De hecho, la afición de estas personas por el juego ha llegado a tal punto que la Oficina de Convenciones y Visitantes de las Vegas entre 1991 y 1992 registró que más de 224 mil mexicanos dejaron una derrama económica promedio de 1, 241 dólares en la ciudad de Las Vegas. Incluso, por aquellos años se afirmó que alrededor 500 mil mexicanos gastaron 5 mil millones de dólares tan solo en casinos, promediando 10 mil dólares por cada jugador. 

La afición de los mexicanos por las apuestas trasciende las fronteras. Como se dijo, un significativo número de ellos viaja a los Estados Unidos para experimentar este tipo de turismo. Pero, además se tienen registros de que son miles de mexicanos los que participan en juegos de azar en países antillanos como las Bahamas, las Islas Caimán, entre otros grandes y famosos países cuyas actividades económicas resultan atractivas para realizar este tipo de ”inversiones”.

Por último, cabe mencionar que el gobierno, ente regulador de las apuestas en México, considera que son juegos de apuesta los que se celebran en palenques, carreras, ferias, casinos, hipódromos y “books”. Pese a que aún existen posicionamientos en contra de las apuestas, usuarios, empresarios y otros sectores interesados en las ganancias que se pueden generar a partir de esta industria, se encuentra a favor del establecimiento de un marco jurídico que regule estos juegos con el fin de otorgarle mayores certezas a los jugadores y terminar con la clandestinidad que todavía impera a lo largo de este país. 

  

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD